Sin categoría

Estar en equilibrio!

ESTAR EN EQUILIBRIO

Recientemente, como parte de un proceso personal del que en alguna ocasión escribiré, surgió la reflexión sobre el equilibrio. ¿Qué es estar en equilibrio?. Bueno, lo primero que viene a nuestra cabeza son palabras sueltas: balance, paz, quietud, fuerza, etc.

Se asocia la palabra equilibrio con un balance entre fuerzas que deriva en una suerte de quietud, la necesaria para conservar ese balance. Pero, ¿cuándo esa quietud se convierte en un rigidez paralizante?. La tensión entre las fuerzas que provoca ese equilibrio pareciera producir un punto central, como el centro de un huracán, donde se genera una relativa paz hasta que, por algún hecho externo o interno, se rompa esa armonía.

Siendo así, ¿sería posible el equilibrio en la vida y en qué consistiría?.

Leyendo me encontré por ahí una frase hermosa: “Estar en equilibrio no es estar quieto, es estar en armonía con el fluir de la vida”.  Se incorpora un elemento que evoca más flexibilidad y refiere lo que en la cotidianidad nos encontramos los seres humanos, la necesidad de ir adaptando nuestras decisiones y acciones a los diferentes hechos que la vida nos presenta.

Estar en armonía con el fluir de la vida encierra el reconocer el movimiento como elemento esencial de la vida y acogerlo con relajamiento, sin que en cada momento se desboquen los caballos salvajes que por ahí habitan en nuestra mente.

El Aikido, como arte marcial basada en movimientos armónicos y esfuerzos musculares mínimos para la solución de enfrentamientos, refiere que un movimiento esencial   es aquel que permite captar el flujo de la vida con sus fuerzas interactuantes y acontecimientos interrelacionados, todo lo cual puede modificar el curso de la evolución personal.

Cuanto más flexible se es ante las fuerzas que confluyen para romper el equilibrio, más posibilidad existe de generar las sinergias necesarias para lograr el balance. Ser como el Bambú: fuerte y flexible a la vez!.

Esta flexibilidad se logra con mayor consciencia. Estar en el momento presente, aquí y ahora, donde está ocurriendo tu vida, requiere hacer el esfuerzo de no ausentarnos de nosotros mismos. Vivimos tiempos de mucho ruido externo que muy rápidamente toma lugar en nuestro interior y toma las riendas de nuestros pensamientos y acciones.

Cuando se está en equilibrio, hay apertura para identificar e interpretar las diferentes perspectivas de los hechos que se nos presentan, todo lo cual nos permite mejores elecciones, respuestas más constructivas e interacciones más sanas.

Queda así el equilibrio redefinido no como aquella actitud paralizante que impide que se rompa la armonía entre las fuerzas; más bien como esa flexibilidad que te permite tomar en cuenta esas fuerzas y ponerlas a jugar a tu favor, como un impulso o contribución en tu crecimiento espiritual y personal.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s